miércoles, 31 de enero de 2007

MARIE ANTOINETTE de Sofía Coppola

POR CÉCILE VILLA-GARCÍA
Esta película será descrita y analizada, si no la has visto te recomiendo no leer lo que viene a continuación.


Título: Marie Antoniette / Año: 2006 / País: EUA / Duración: 118 minutos / Reparto: Kirsten Dunst, Jason Schwartzman, Judy Davis, Rip Torn, Asia Argento, Marianne Faithfull, Aurore Clément, Guillaume Gallienne, Clementine Poidatz, Molly Shannon, Steve Coogan, Jamie Dornan, Shirley Anderson / Dirección-Guión: Sofía Coppola (Libro: Antonia Fraser) / Fotografía: Lance Acord / Musica y Soundtrack: Jean-Benoît Dunckel, Nicolas Godin, Jean-Philippe Rameau, Aphex Twins, Squarepusher, Siouxsie and The Banshees, The Cure, The Radio Department, Air, etc. / Productora: Columbia Pictures

Para hablar de una película, hay que hablar de muchas cosas y hay que considerarla desde varios puntos de vista. Un filme es una obra que es ella misma y la división de todas sus partes. Asumiendo un riguroso compromiso con su análisis, su clasificación siempre termina siendo subjetiva.

La primera impresión de una película es su peso bruto, el universo creado como resultado. Para hablar de la tercera película de Sofía Coppola, hay que empezar por el comienzo, que está muy bueno. Porque todos conocemos, más o menos, la vida de Maria Antonieta. La princesa vienesa es llevada a los catorce años a Francia para casarse con un príncipe que solo conoce, como diríamos, por foto. A los 19 se convierte en reina de Francia, para terminar siendo decapitada por el pueblo francés.
Sofía no nos trae una historia que no conozcamos; su meta ha sido retratar, para nosotros, a una mujer más conocida por perder la cabeza que por lo que hizo con ella cuando la tenía aún puesta. Porque esta Maria Antonieta[1] es el modelo de la mujer moderna, vive intensamente todas sus etapas. La inocencia, la pasión, el desenfreno, la maternidad, la dignidad de su prisión y muerte. Con esta propuesta, S. Coppola quiere que vivamos la intensidad que llevó a Marie Antoniette hasta la guillotina.
Hablemos de la apertura del filme. Comienza con el fast-forward de una Reina de Francia en el tope de su desenfreno. Rodeada de lujos y con una sirvienta poniéndole hasta los zapatos. Es la reina que nosotros hemos imaginado como consecuencia de las versiones conocidas de ella y de la monarquía de su época: engreída, inútil y superficial, levantando la mano solo para meterle un dedazo a la cobertura de una magnifica torta. Pero este gesto también es rebelde, nos dice un poco lo aburrida que se encontraba ella en este lugar. Nos mira desafiante, “a ver”, nos dice, “que cosa me puedes decir de mí que pueda importarme… ¡por favor!”

Y luego, volvemos a la pantalla negra donde nos presentan al resto del elenco (por nombre) y nos hemos quedando con la imagen de esa Maria Antonieta, la mujer que llevo a Francia a la ruina y a la Revolución. Esta idea funciona muy bien a mi parecer, nos han presentado a un personaje como los de los The E-True Hollywood Story, y definitivamente entramos a la historia con prejuicio. Pensamos en esta mujer como una celebridad fría, una mujer que le sacó provecho a la corona de Francia para su placer y creemos que esa era su intención desde el inicio.

Pero cuando regresamos de la pantalla negra a la historia, nos encontramos con una niñita de 14 años que se divierte correteando con su perro Maps, mientras es llevada a ver a su madre. Esta madre le dedica pocas palabras: “te vas a casar”, “serás reina de Francia”, “todos confiamos en ti y te estaremos vigilando”. La pobre e inocente criatura recibe el último abrazo su madre y emprende un viaje donde será despojada de todo lo que ella conocía como el mundo: inclusive, a las puertas de Francia, le quitan a Maps. Maria Antonieta es una chica valiente, se come sus lágrimas y da un paso adelante.
Nunca más será quien fue en Viena: un ser celestial protegido de la maldad del mundo. En Francia se dedicarán a desnudarla, poniendo bajo lupa sus debilidades, sin considerar su ignorancia sobre el mundo francés; será atacada una y otra vez por la corte y el pueblo, primero le dirán “la vienesa” y terminara siendo “la reina del déficit”. En contra de eso, no puede hacer mucho más que dedicarse a sí misma. Maria Antonieta jamás ha visto el mundo y no tiene herramientas para defenderse de él.
Es una historia muy larga, la verdad. Explicar el desarrollo de un ser humano a través de sus edades, procesos y etapas, lleva, literalmente, cientos de páginas. Es el problema que se suele encontrar al hacer una película biográfica. Las biografías suelen estar repletas de anécdotas que nos explican al ser humano, pero en las películas no contamos con el espacio necesario. Una película biográfica de 5 horas aburre a cualquiera. En el caso de Maria Antonieta, Sofía ha delineado claramente a 3 mujeres distintas. La niña, la adolescente y la adulta. Tiene que manejar a la vez el tiempo de Francia, que va madurando con el personaje, desde un pueblo que amó a sus monarcas hasta aquel que los decapitó.
La mirada de esta película está siempre dirigía desde la corte hacia la reina, son ellos los que la observan desarrollarse. Nunca, salvo al final en que Versalles es invadido, la reina tiene contacto con su pueblo. ¿Cómo, entonces, podemos conocer el desarrollo de la revolución? Sofía Coppola usa para eso un recurso que a mi personalmente me parece muy interesante, pero no completamente logrado. Coloca retratos de la reina sobre una pared del palacio, llevados por pajes, donde sin falta aparecen pintas con los sobrenombres que el pueblo, rabioso, le pone. Inmediatamente son sacados de la escena por los criados y remplazados por nuevos. Cuando digo que no está totalmente resuelto, me refiero a que si el pueblo está transgrediendo para ser escuchado, lo correcto seria que fuera de una manera mucho más agresiva (en nombre de su revolución corta-cabezas), las pintas de los cuadros parecen subtítulos y las entradas y salidas de los criados son bastante tímidas.
En el fondo es una película de chicas, sobre relaciones interpersonales, sobre la búsqueda de una mujer por su identidad. Nos quedamos en realidad en la mitad, lástima la abusiva corte, lástima la revolución. Creo que la Maria Antonieta de Sofía Coppola hubiera sido una gran artista, una pensadora moderna, una gran madre. La forma en que esta directora nos muestra a su personaje nos dice cuánto la quiere ella misma.
No me satisface el final. Para mí, se ve como una imagen puramente literaria que si bien es hermosa, es un final para un libro y no para una película. “El que un día fue el delicado y lujoso cuarto de una reina, ahora, bañado por los rayos del amanecer, aparece como las ruinas de lo que fue la corte arrasada por el pueblo”.

Autora lista para la discusión de estos y otros asuntos de la película. Este articulo vino de una discusión con las creadoras del gato parlante después de ver juntas dicha película, entonces, espero que entiendan lo que escribo como una opinión y con ningún afán de establecerla una verdad. Me gustaría saber que opinan ustedes, ya sea a favor o en contra de mi opinión y de la película. Espero, con el tiempo y la práctica, mejorar y expresarme con mayor fluidez y mayor atención en los detalles y a lo mejor y peor de las películas que llaman mi atención.
Próxima entrega: 24 Hour Party People, de Michael Winterbottom.
[1] Quiero que se entienda que si hago una descripción de Maria Antonieta, estoy hablando exclusivamente de la que aparece retratada en la película.

1 comentario:

Hadhafang dijo...

Cécile gracias por escribir sobre el film de Sofía Coppola. Debo confesar que leí tu comentario a pesar de no haber visto aún la película, pero será algo que haré el fin de semana.

Curiosamente, la que he visto es 24 HOUR PARTY PEOPLE. Esperamos tu entrega sobre esta cinta para desde luego comentarla.

Muchos saludos a Mariana y a Cristina,